¿Qué es el daño emergente, daño moral y el lucro cesante en los seguros?

Al cotizar o contratar una póliza de seguro probablemente habrás notado que varios seguros tienen dentro de sus planes de cobertura una serie de eventos dentro de los que se contemplan en varios casos tres términos que por si solos no suelen ser muy ilustrativos como es el caso del daño emergente, daño moral y el lucro cesante. Estas cláusulas pueden hallarse habitualmente en los Seguros de Responsabilidad Civil, Seguros de Todo Riesgo de Construcción y Seguros Industriales. En segurissimo.com te explicaremos en qué consisten estas coberturas:

 

El primer término que revisaremos es el de Daño Emergente, esto se refiere a cualquier daño material, pérdida real o efectiva, o perjuicio que sufra el patrimonio asegurado como consecuencia de un siniestro. El daño emergente en este sentido es demostrable y la indemnización del bien afectado debe ser equivalente al valor del patrimonio que sufrió el siniestro. Un ejemplo de esta cobertura lo podemos ver con los Seguros de Responsabilidad Civil, cuando una empresa, como consecuencia de sus actividades laborales incurre en daños a la propiedad de un tercero, el daño emergente sería el daño provocado a la propiedad del afectado y su indemnización será el equivalente al bien afectado o a los costos de reparación. Por otro lado, el Daño Moral, son las consecuencias psicológicas, morales o espirituales causadas al afectado ante un siniestro.

 

 

Finalmente, el Lucro Cesante, hace referencia a la ganancia o utilidad que la persona afectada deja de percibir como consecuencia de un perjuicio o daño por un tercero. Estas ganancias pueden tener un efecto inmediato tras el siniestro o a futuro como consecuencia de las paralizaciones temporales de las actividades laborales del afectado como consecuencia del siniestro sufrido. Un ejemplo claro es el caso en el que un vehículo comercial dedicado al transporte de pasajeros sufre un accidente y por ende, no puede continuar la prestación de sus servicios por el tiempo en el que el vehículo se mantenga en reparaciones o sea repuesto para continuar sus actividades, el tiempo que el afectado deja de percibir ingresos es el objeto de indemnización para lo cual debe comprobarse la existencia del lucro cesante y la cuantificación estimada a través de soportes como documentos de contabilidad de la empresa, declaraciones fiscales o el informe de un perito.

 

 

En segurissimo.com te podemos ayudar a conseguir la mejor asesoría en seguros, simplemente solicita tu cotización aquí y te contactaremos con hasta 3 corredores especialistas en seguros.

 

Asegura tu patrimonio y trabaja segurissimo.com.